FREE SHIPPING IN THE US - ENVIO GRATIS A TODO LOS EEUU

The effect of orange juice in our metabolism

Parece que el mundo esta dividido entre aquellos que preconizan el uso diario de suplementos vitamínicos y aquellos que aconsejan llevar una alimentación balanceada y obtener todo lo que necesitamos de nuestros platos; las plantas que comemos nos proveen las vitaminas y los minerales que necesitamos para mantener los procesos vitales, sintetizando en su interior estos elementos a partir del suelo donde crecen. Así que cabe preguntarse: ¿quien tiene la razón?

 

Lamentablemente, la respuesta a esta pregunta no puede resumirse en un simple si, o no. Durante los últimos 50 años, ha habido muchos cambios en la forma de cultivar y almacenar las cosechas en los países desarrollados. Un importante estudio realizado por D. Davis y su grupo de investigadores de la Universidad de Texas (UT) fue publicado hace dos décadas en la prestigiosa revista Journal of the American College of Nutrition. En el, Davis señalaba que “los esfuerzos realizados para obtener nuevas variedades hortofrutícolas que produzcan además mayores cantidades, sean resistentes a los insectos y las plagas y se adapten a los cambios climáticos han hecho que las nuevas frutas y verduras crezcan mas rápido y sean mas grandes, pero esto ha ido en detrimento de su capacidad para producir, o absorber, los nutrientes del suelo”. Es por esta razón que escuchamos decir que las frutas y las verduras que se cultivaban anteriormente eran mas nutritivas que las variedades que tenemos hoy en día en nuestros supermercados, y esto debido a que hemos ido agotando las reservas de los suelos a lo largo de los años. Diversos estudios confirman que hoy en día deberíamos comer ocho naranjas para obtener la misma cantidad de vitamina A que nuestros abuelos conseguían comiendo una sola. Otro estudio sobre el contenido de nutrientes en alimentos británicos entre el 1930 y el 1980, y publicado en el British Food Journal, encontró que en 20 vegetales estudiados el contenido promedio de calcio había disminuido en un 19%, el hierro en un 22% y el potasio en 14%.

 

Otro problema al que nos enfrentamos es el cultivo intensivo y la economía de escala que caracteriza nuestro mundo moderno. ¿Seguro te has comido un ananás proveniente de las Filipinas o unos deliciosos espárragos cultivados en Perú? Frutas y hortalizas se recogen sin estar maduras, viajan miles de kilómetros alrededor del mundo y luego se almacenan durante semanas, lo que conlleva a una mayor degradación de sus nutrientes. En la actualidad podemos disfrutar tanto de espárragos como de fruta tropical todo el ano ¿Pero es esta la mejor y mas sana elección que podemos hacer?  y esto sin considerar el impacto adicional sobre la huella ambiental a consecuencia del transporte aéreo.

 

Por ultimo, numerosas veces nos presentan las frutas y verduras peladas y cortadas. Es importante entender que el interior de frutas y verduras protege los nutrientes del oxigeno y de la luz que son directamente responsables de la degradación y la perdida de vitaminas y minerales. La vitamina C, la vitamina A, y la vitamina E son potentes antioxidantes y grandes aliados para nuestra salud, pero por esa misma razón reaccionan con el oxigeno y se pierden al dejar los alimentos expuestos al aire y a la luz.

 

Así que, para contestar la pregunta inicial sobre la necesidad de consumir suplementos vitamínicos, podemos afirmar que hoy en día una dieta rica en alimentos integrales y no procesados, rica en vitaminas y minerales, junto con un suplemento vitamínico de buena calidad es la forma mejor manera de mantener un buen estado de salud. Los suplementos pueden cubrir necesidades de varias vitaminas y minerales esenciales, sin que con ello reemplacen o sustituyan una dieta rica en frutas y verduras frescas. Estos últimos contienen otras sustancias, que también son necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Y si me lo permites, mi ultimo consejo seria de que trates de comprar tus frutas y tus verduras en el mercado local, que intentes hacer crecer algunas plantas en tu jardín o en tu balcón; esta comprobado que es una excelente terapia para la salud mental. Y si el supermercado de tu barrio es la única alternativa de la que dispones recuerda comprar productos de temporada, evita los empaques de frutas y verduras cortadas y peladas, y escoge siempre las que tengan la mayor fecha de caducidad.